Pádel y Mujer | Bebidas energéticas: ¿existe la poción mágica?
612
post-template-default,single,single-post,postid-612,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Bebidas energéticas: ¿existe la poción mágica?

Muchas veces cuando pensamos en nutrición deportiva pensamos en ese producto (generalmente esa bebida) que nos va a dar un “algo más”, una “fuerza extra” y nos va a hacer rendir a un nivel superior. Este concepto es lo que técnicamente se denomina “ergogenia” o “efecto ergogénico” y existen productos nutricionales con un claro valor ergogénico, pero hay que hacer dos puntualizaciones importantes:

  1. No se trata de una “poción mágica”en el sentido de que no es algo que, por el hecho de tomarlo nos dé poderes sobrehumanos y nos haga ganar el partido, independientemente de todo lo demás que hagamos. Todo es importante y todo suma pero todos los humanos tenemos básicamente los mismos “poderes”, y de cómo hagamos las cosas depende dónde los hagamos llegar.
  2. Por otro lado, hay que aclarar que las ayudas ergogénicas sonproductos nutricionales, es decir, componentes de nuestra dieta normal, pero que, utilizados en unos formatos, concentraciones o tiempos determinados, pueden mejorar nuestro rendimiento. No se trata de drogas o fármacos que pueden aumentar nuestro rendimiento de una manera artificial y que, además de estar prohibidos por el reglamento, ponen en peligro nuestra salud.

Así, frente a las pociones mágicas de los cómics, podemos contar con la magia de la ciencia de la nutrición. Y, como decíamos, nada tiene un mayor efecto ergogénico que un buen entrenamiento acompañado de una buena nutrición y unas estrategias adecuadas para llegar a ese partido en las mejores condiciones. Pero sí hay cosas que pueden suponer una diferencia en el momento del partido, y que, además, podemos notarlas, con lo que, al sentirnos mejor y más fuertes o cargados de energía, su efecto se multiplica.

Vamos a comentar aquellas ayudas ergogénicas que tienen un mayor soporte científico:

La cafeína: La cafeína es una sustancia que se encuentra en muchos alimentos (chocolate, café, bebidas de cola) y que tiene diversos efectos fisiológicos. Generalmente la asociamos con un efecto estimulante (nos “despierta”) y excitante (nos “pone a cien”). Ambos existen y son dependientes de la dosis. Es decir, cantidades demasiado altas puedes resultar peligrosas y desaconsejables (por ello, aunque hoy ya no es así, hubo un tiempo que se incluyó en la lista de las sustancias dopantes). Sin embargo, con cantidades más moderadas (como las equivalentes a uno o dos cafés) conseguimos ese efecto ergogénico (mejor velocidad de reacción, menor sensación de fatiga,…) sin los problemas de las grandes dosis (hiperexcitabilidad, nerviosismo, temblores, taquicardias e incluso arritmias cardiacas). Se recomiendan 70-80 mg antes del partido (20-30 minutos) en una bebida que también puede contener otros nutrientes de interés (como taurina o algunas vitaminas). Y como en todas las estrategias nutricionales, también recomendamos probarlo antes en entrenamientos para ajustarla a nosotros (tiempos, cantidades, etc).

Las bebidas de rehidratación deportiva: Aunque ya hemos hablado varias veces de ellas, también tienen su sitio aquí porque cuentan con ese efecto ergogénico. Ya el hecho de reponer líquidos adecuadamente va a mejorar nuestro rendimiento. Y hay que recordar que, además de aportar líquidos de fácil absorción, estas bebidas nos pueden aportar otros nutrientes, como hidratos de carbono (fuente de energía) y vitaminas (como las de complejo B que actúan para mejorar esa producción de energía), junto a algunos minerales (como el sodio o el magnesio), nutrientes que pueden mejorar nuestro rendimiento

Por supuesto, en competiciones en las que teneos que jugar varios partidos, un buen batido de recuperación al acabar es la mejor ayuda para el siguiente. En fin, pongamos la ciencia de la nutrición a nuestro lado y dejemos que nuestra ilusión y nuestras ganas lo hagan mágico.

Fuente: Hola.com